Nuestra Historia

En Cuba

Bajo el actual régimen cubano, a los activistas y disidentes se les suele impedir el acceso al trabajo. La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba se ha dedicado a proporcionar ayuda y provisiones necesarias a activistas, disidentes, presos políticos y sus familias, a fin de apoyar y mantener el activismo en la Isla. Desde su surgimiento, la FDHC ha suministrado a la Sociedad Civil cubana centenares de miles de dólares en:

  • Equipos de comunicación – Computadoras, reproductoras de DVD (con DVDs instructivos), teléfonos celulares y otros equipos de comunicación afines.
  • Apoyo a activistas –  Materiales para adiestramiento, cámaras, camisetas con logos de campañas.
  • Provisiones  –  Alimentos, medicinas, productos de aseo y ropas.
  • Remisiones  –  Ayuda directa en efectivo para activistas y organizaciones de derechos humanos en Cuba.

La FDHC también ha sido competitiva en la búsqueda de fondos de instituciones estadounidenses para campañas de activistas en Cuba. En el año 2010, la FDHC logró suscribir múltiples acuerdos de concesión de fondos con los principales subcontratistas de USAID, incluido un fondo en efectivo y un fondo en especie por un total de más de $175,000. Estos acuerdos se ejecutaron de acuerdo con la dirección de la FDHC  así como líderes y organizaciones de activistas en Cuba con el fin de resaltar la necesidad de trabajar juntos por el avance de los Derechos Humanos y construir una Sociedad Civil independiente.

Ayuda en caso de huracanes y desastres

La FDHC también ha mantenido su capacidad de asistir a la Sociedad Civil cubana enviando ayuda en casos de huracanes y desastres. En el 2008, en medio de una temporada ciclónica muy activa, el huracán Ike causó daños graves a Cuba y su infraestructura. Con el fin de proporcionar ayuda, la FDHC movilizó una gran campaña de ayuda que logró recolectar y luego distribuir más de $200,000 en ayuda directa en efectivo a víctimas del ciclón en un período de tres días.

Asimismo, la FDHC distribuye anualmente módulos de ayuda en caso de huracán, que contienen productos alimenticios no perecederos, medicamentos, frazadas/vestuario, y otros objetos necesarios básicos en apoyo a miembros de la Sociedad Civil cubana durante la temporada ciclónica.

En Estados Unidos

La FDHC utiliza sus talentos, su experiencia y su red de afiliados para crear y mantener conciencia sobre los esfuerzos de los activistas y miembros de la Sociedad Civil en Cuba. La FDHC lo logra actualizando diariamente su página web, realizando campañas en los medios y en la comunidad, y trabajando con ONG afines.

La FDHC celebra además numerosos eventos para recoger fondos en Estados Unidos como apoyo directo a campañas e iniciativas actuales en la Isla. Estos eventos están abiertos a cualquier interesado en apoyar los Derechos Humanos en Cuba, y recoge más de $100,000 al año para miembros y organizaciones de la Sociedad Civil cubana.

En la comunidad internacional

Fuera de Estados Unidos y de Cuba, la FDHC se dedica a crear conciencia y destacar la labor de activistas independientes de Derechos Humanos y de miembros de la Sociedad Civil para que se escuche su mensaje en toda la comunidad internacional. Con esto, la FDHC logra dar un nivel de protección contra la represión y la propaganda del régimen, centrando la atención internacional en las atrocidades que se cometen en Cuba. En la misma medida, la FDHC  ha denunciado centenares de casos en que el régimen ha hostigado, detenido, atropellado y encarcelado a personas por el simple ejercicio de sus derechos humanos y civiles más elementales o simplemente porque el régimen considera que una persona posee “un potencial delictivo”.

Anteriormente la FDHC ha fungido como delegado ante la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas y participa en diversas conferencias internacionales, incluida la Asamblea Mundial de CIVICUS, en las cuales los líderes de la FDHC han pedido la solidaridad internacional con los activistas de Derechos Humanos en Cuba. La FDHC proyecta su voz autorizada a través de la comunicación y la participación, a nivel de los medios tanto nacionales como internacionales, con el fin de garantizar que la opinión pública internacional permanezca alineada a los valores de la Sociedad Civil cubana y continúe presionando al régimen en el tema de los Derechos Humanos.

Share This