La elite de poder cubana ha intensificado en meses recientes sus ciberataques y operaciones psicológicas contra la oposición y disidencia. Como simple botón de muestra citamos que, entre muchos otros, UNPACU y FANTU  (https://www.martinoticias.com/a/denuncian-ataque-cibernetico-opositores-cubanos/146670.html) han visto sus cuentas de correo y Facebook secuestradas en la isla mientras los sitios en internet de nuestra propia Fundación han recibido más de 14,000 ataques virales que fueron eficazmente frustrados por nuestra seguridad electrónica.

Las técnicas de la ciberguerra –que Alejandro Espín procura ampliar en colaboración con la FSB de Putin– están siendo cruzadas con las metodologías de “medidas activas” heredadas de la antigua KGB: generar o exacerbar conflictos  entre diversas organizaciones y desacreditarlas a todas. Para ello acuden a las técnicas de operaciones psicológicas. Falsifican declaraciones,  editan cintas de video, modifican grabaciones de audio y elaboran foto montajes que luego son diseminados desde las computadoras, teléfonos, sitios, correos electrónicos y cuentas de Facebook de los propios opositores a los que quieren desacreditar.

Adicionalmente, el gobierno cubano  ha multiplicado los sitios dedicados a la guerra psicológica. Esos blogs, a menudo bajo la fachada de nombres ficticios, ofrecen una plataforma  a los agentes de la seguridad del estado encargados de difundir rumores, atacar la credibilidad de quienes les resulten incómodos y sembrar líneas de desinformación que justifiquen las operaciones represivas de su institución.

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba que por décadas ha promovido el acceso universal y uso constructivo de Internet, considera que estamos ante un hecho grave que no debe pasarse por alto.

El gobierno cubano no debiera insistir en transformar el espacio digital para el libre intercambio de ideas en un campo más de su guerra sucia contra la oposición cubana. Si persisten en ese rumbo van a chocar con la eficiente resistencia digital de parte de quienes –desde cualquier lugar del mundo– estarán prestos a apoyar las ideas democráticas.

Los que juegan a la ciberguerra están alertados: aquellos que ustedes pretenden dividir, desacreditar y aplastar no están solos.

Junio 19, 2017 

Share This