El siguiente texto fue traducido de un artículo del Wall Street Journal, escrito por Mary Anastasia O’Grady:

La Habana gana casi $ 8000 millones al año por concepto de los trabajadores de la salud que envía a los países emergentes.

Las culturas occidentales no aprueban de la trata de personas, que el diccionario Merriam-Webster define como “actividad criminal organizada en la que se tratan los seres humanos como posesiones para ser controlados y explotados.” Sin embargo, es difícil encontrar cualquier periodista, político, burócrata o activista laboral en cualquier parte del mundo que destaque extensa trata humana que lleva a cabo La Habana. Esto vale más la atención que los médicos cubanos que son celebrados por su trabajo en África durante la crisis del Ébola.

Cuba está ganando elogios por su “diplomacia médica,” internacional en la que se envía profesionales de la medicina al extranjero de forma, aparentemente temporal, para ayudar a los países con enfermedades y mejorar la atención de la salud. Pero los médicos no son un regalo de Cuba. A La Habana se le paga por sus misiones médicas ya sea por el país de acogida, en el caso de Venezuela, o por los países donantes que envían fondos a la Organización Mundial de la Salud. El dinero se supone que debe ir a los salarios de los trabajadores cubanos. Pero ni la OMS ni ningún país anfitrión paga a estos cubanos directamente. En cambio, los fondos se acreditan a la cuenta de la dictadura, que por todas las cuentas mantiene la mayor parte del pago y le da al trabajador un estipendio para vivir con la promesa de un poco más a su regreso a Cuba.

Es el crimen perfecto: Por el envío de sus súbditos en el extranjero para ayudar a los pobres, el régimen gana la imagen de un colaborador desinteresado a la comunidad mundial, incluso mientras se explota a los trabajadores y se hace rico de sus espaldas. De acuerdo con DW, emisora internacional de Alemania, La Habana gana algunos $ 7600 millones al año a partir de su exportación de trabajadores de la salud.

Este es un gran negocio, que se está llevando a cabo por los gánsteres marxistas con la complacencia de muchos periodistas. En su lugar, alaban al gobierno cubano. En una entrevista 24 de octubre con el presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim, la periodista de CNN Christiane Amanpour se mostró radiante cuando hablaba de los trabajadores de atención de la salud de Cuba en África. “Cuba tiene claramente algo que enseñar al mundo en su rápida respuesta, ¿no es así,” la Sra Amanpour destacó. El Sr. Kim estuvo de acuerdo, que calificó de “un gesto maravilloso.”

Lo que a los trabajadores cubanos en la línea de fuego del Ébola le están pagando sigue siendo un secreto de Estado. Pero la trata de personas no es algo nuevo para La Habana ni se limita a la profesión médica. En octubre de 2008 un juez federal de Miami falló a favor de tres trabajadores cubanos que afirmaban que, junto con algunos otros 100, había sido enviado por el régimen a Curazao a trabajar en un astillero para pagar la deuda de Cuba ante la Curazao Drydock Company. Los demandantes describen las condiciones de trabajo horribles para los que se pagaron tres centavos la hora.

El Christian Science Monitor informó en el momento en que la empresa “admitió que se incautaron pasaportes de los trabajadores cubanos y que sus salarios no pagados se deducen de la deuda La Habana debía a la compañía.” Tomás Bilbao del Grupo de Estudio de Cuba en Washington dijo al periódico que “este tipo de violaciónes no son fuera de lo común para el gobierno cubano.” Su abogado dijo al periódico que de vuelta a casa en Cuba, después clamaron falta, sus familiares perdieron el empleo y el acceso a la escolarización y sufrieron el acoso de pandillas pro-gubernamentales.

Convertir a profesionales médicos en un producto de exportación está provocando una escasez de médicos en Cuba, que está exacerbando la privación generalizada en el cuidado de la salud. Un gobierno humano puede dirigir su atención a esta miseria doméstica, pero no hay dinero en eso. En lugar Cuba vende el trabajo de los profesionales sanitarios en el extranjero, incluso en medio de dengue y cólera brotes persistentes en la isla.

Los médicos cubanos no se ven obligados a punta de pistola para convertirse en esclavos expatriados, pero se les hace ofertas que no pueden rechazar. Como médico cubano Antonio Guedes, quien ahora vive en el exilio en Madrid, dijo a la DW de Alemania, “El que no cooperan pueden perder su puesto de trabajo, o al menos su posición o su hijo no obtendrán un lugar en la universidad.” Al igual que con los trabajadores en Curazao, el régimen mantiene a los trabajadores de atención de salud bajo vigilancia constante y les confisca sus pasaportes. Esto es algo que no suena como “voluntario”.

Cuando se les da la oportunidad, muchas de estas personas han huído. En los últimos dos años casi 3.100 cubanos han aprovechado de un programa especial de visados de Estados Unidos reconoce que la explotación de los profesionales de la salud cubanos enviados a terceros países. Como castigo el régimen prohíbe a sus familias de salir de Cuba para verlos. Obtener la certificación para ejercer la medicina en los EE.UU. puede ser largo y arduo.

Grupos médicos en Brasil han presionado al gobierno de Brasil para exigir que Cuba eleve el salario de esclavos que estaba pagando algunos 11.000 trabajadores de la salud cubanos en ese país. Pero la semana pasada el fiscal federal brasileña Luciana Oliveira Loureiro dijo que hay evidencias de que La Habana todavía mantiene al menos el 75% del dinero designado por los donantes como los salarios. Ella llamó ésto “francamente ilegal” porque viola la legislación laboral brasileña y dijo que los cubanos deben ser pagados directamente.

Esto puede significar el fin del “negocio medico” de Cuba en Brazil.

Para leer el artículo original, haga clic aquí.

Foto: Yusnaby Pérez

Share This