En la tarde de este lunes una representación de juristas cubanos participó en la audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con sede en Washington DC. Las abogadas Laritza Diversent y Barbara Estrabao, del Centro de Información Legal Cubalex hicieron uso de la palabra para explicar la situación de los derechos humanos de las personas privadas de libertad en Cuba.

El “hacinamiento y la excesiva población penal” junto al “uso excesivo de la fuerza por parte de los guardias” en las cárceles cubanas, fueron algunos de los graves problemas apuntados por Cubalex sobre la situación de las penitenciarías de la Isla. De “profundamente” preocupante caracterizaron las juristas el estado actual de muchos reos, especialmente de aquellos que ingresaron desde la niñez en centros de reeducación.

“Aprovechamos esta oportunidad para llamar la atención ante la administración de la justicia aplicada a los menores” apuntó Diversent. El centro penitenciario Combinado del Este salió a relucir por las denuncias de los propios reclusos que apuntan a “un aumento de la violencia” por parte de los custodios del penal en los últimos meses.

Las huelgas de hambre, la automutilación y el suicido son algunas de las formas de protesta que utilizan los prisioneros ante los abusos, refiere el detallado informe presentado ante la CIDH. “Se desconoce el número de muertes derivadas de la violencia carcelaria” explicó Estrabao, pero Cubalex ha podido contactar con varias familias que señalan como causas de muchos de estos decesos a la falta de atención médica, la ausencia de prevención o la actuación negligente ante situaciones que pudieron ser mitigadas si las autoridades hubieran tomado las medidas adecuadas.

“el encierro en celdas de castigo, las palizas, las amenazas y la anulación de las visitas familiares y conyugales, fueron algunas de las represalias descritas”

Varios ejemplos de las medidas disciplinarias extremas, que se aplican en las cárceles cubanas, se escucharon ante una sala repleta. El retiro del agua, a la que sólo se puede acceder pidiéndosela al custodio que vigila el pasillo, el encierro en celdas de castigo, las palizas, las amenazas y la anulación de las visitas familiares y conyugales, fueron algunas de las represalias descritas.

Las pésimas condiciones materiales agravan la situación, según se explica en la intervención de Cubalex. Celdas con poca ventilación, literas de hasta tres personas, filtraciones en los techos y frecuentemente la existencia de un solo baño para compartir entre varias galeras. La deficiente atención médica, también estuvo entre los problemas enumerados.

En la parte final de su exposición, las juristas de Cubalex recomendaron a la CIDH que inste al gobierno cubano a que “hable sobre la situación de las personas privadas de libertad” y permita la visita a las cárceles cubanas de los relatores que puedan comprobar la situación actual. Según refirieron las abogadas el objetivo fundamental del informe presentado es que la CIDH pueda “formular recomendaciones concretas al Estado cubano, orientadas a coadyuvar el pleno respeto y garantía de los derechos de los reclusos”.

El relator para personas privadas de libertad, James Cavallaro intervino con posterioridad a la lectura del informe, para preguntar  sobre la situación de los grupos especialmente vulnerables y sobre la edad en que se adquiere responsabilidad legal. Ambas abogadas respondieron las preguntas con ejemplos y datos.

El Centro de Información Legal Cubalex es una oficina radicada en Cuba que se especializa en asuntos legales. Se trata de una entidad independiente –no reconocida por el gobierno cubano– que asesora en materia de derechos humanos y sobre temas jurídicos.

Foto: http://www.oas.org/es/cidh/

Share This