Segun Noticias Martí “En Cuba solo un 10% de los ciudadanos se conectan con alguna frecuencia a la red. No se conocen estudios de factibilidad que demuestren el daño irreparable a la economía y la educación provocado por un ancho de banda nacional similar al de cualquier universidad pública de Estados Unidos”.

“La primera vez que Eugenio, 18 años, estudiante de telecomunicaciones, navegó por internet fue en el otoño de 2013 durante un trabajo de clase en el Instituto Técnico Superior José Antonio Echevarría, al suroeste de La Habana. ‘Yo tenía conocimientos de computación, pues desde niño tengo un ordenador en casa. Pero ni siquiera sabía abrir una cuenta de correo o utilizar ciertas herramientas en la web. Los alumnos de otras provincias estaban peor. Casi ninguno sabía manejar un ordenador’, cuenta Eugenio.

Desde los años 90, el Estado verde olivo ha implementado cursos de computación en escuelas primarias, secundarias y preuniversitarias. ‘Pero por una u otra causa, la mayoría de las máquinas en los colegios están rotas o subutilizadas. Las clases de computación son de muy poca calidad. Sin contar que son ordenadores de segunda generación. En las primarias ni siquiera hay conexión a intranet, una red local. Solo en los niveles universitarios hay acceso a internet’, señala Danilo, profesor de computación de sexto grado.

Vivir de espaldas a internet condena a la economía y a los profesionales cubanos a competir en notable desventaja. El gobierno machaca con los mismos argumentos desde hace 20 años. Acusan al bloqueo (embargo) económico de Estados Unidos por la lenta conexión en las universidades de la Isla. Ese subterfugio ha acomodado a un grupo de burócratas a permanecer cruzados de brazos”.

Para leer el artículo completo, haga clic aquí.