Mientras el régimen de Castro impidió que activistas de derechos humanos, como las Damas de Blanco, participaran en las recientes misas papales, hicieron asistir a otros cubanos que perdían el día de trabajo si no mostraban una CONSTANCIA firmada de que habían asistido, en cumplimiento de ls Resolución Administrativa 234. En la foto aparece el documento exigido como constancia de haber asistido.