DECLARACIÓN: Alianza Democrática Cubana (ALDECU)

DECLARACIÓN

El presente documento se emite en nombre del grupo plural de análisis ALDECU (Alianza Democrática Cubana), con el fin de expresar el firme rechazo de sus integrantes a la feroz oleada represiva desatada en las últimas horas por el régimen totalitario castrista en la provincia de Santiago de Cuba.

Esta nueva arremetida tiene su antecedente inmediato en las arbitrarias medidas de carácter masivo perpetradas por las autoridades y sus agentes con ocasión de la reciente visita a nuestro país de Su Santidad el papa Benedicto XVI.

En esa ocasión hubo numerosas detenciones y actos de coacción realizados por las autoridades, al tiempo que cientos de opositores, defensores de los derechos humanos y otros activistas independientes sufrieron la interrupción del servicio de sus respectivos teléfonos.

Después del retorno a Europa del Santo Padre se normalizó relativamente la situación interna, pero el pasado lunes los agentes represivos arremetieron de forma brutal contra los miembros de la aguerrida Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que encabeza el miembro de nuestro grupo plural de análisis y preso de conciencia (desde hace unos meses en licencia extrapenal) José Daniel Ferrer García.

La represión contra ese nutrido grupo de valientes opositores tuvo como centro el ataque que unos doscientos incondicionales del régimen, bajo el mando de los oficiales de la policía política que dicen nombrarse Alejandro y Dorky, perpetraron contra el domicilio del mencionado líder político, en el cual causaron daños de consideración, lo que incluye rotura de puertas, y sustrajeron artículos de su lícita pertenencia, tales como equipos de computación, impresora, libros, dinero, radiorreceptores, etcétera.

En esa oportunidad fueron detenidos José Daniel y su esposa Belkys Cantillo, quien fue arrastrada por los servidores del gobierno. Durante el operativo quedaron aterrorizados los menores hijos de la pareja. De manera simultánea fueron detenidos no menos de cuarenta y tres miembros de UNPACU (33 hombres y 10 mujeres) y fueron interrumpidos los teléfonos de ellos y de otros activistas.

Según lo que se conoce hasta este momento, esos actos represivos se realizaron contra residentes de Palmarito de Cauto (localidad donde radica el domicilio del matrimonio Ferrer-Cantillo), Palma Soriano, Contramaestre, El Caney, Tercer Frente, Mella y las ciudades de Santiago de Cuba y La Habana. Por las mismas fechas se perpetraron abusos adicionales contra diversos disidentes en otras zonas del país.

El grupo plural de análisis Alianza Democrática Cubana expresa su más enérgica condena a todos esos actos arbitrarios, demanda la inmediata excarcelación de los detenidos y la devolución a los afectados de los artículos de los cuales fueron despojados de modo injusto, así como el procesamiento de los servidores del régimen que intervinieron directamente en la realización de actos ilegales.

La Habana, 4 de abril de 2012

En nombre del grupo plural de análisis ALDECU:

René Gómez Manzano

Portavoz