Actualización: Yasmín Conyedo Riverón

Esta semana fueron liberados la Dama de Blanco Yasmín Conyedo Riverón y su esposo Yusmani Rafael Álvarez Esmori, quienes estaban en prisión provisional tras su arresto en Santa Clara el 8 de enero pasado.

Como todas las DB, Yasmín había sufrido los embates de la represión, los mítines de repudio, las ofensas, la violencia verbal y física. Sin embargo, según el teatro jurídico que montó la dictadura, resulta que Yasmín fue acusada de atentado y lesiones.

Recordemos que se trata de una joven esposa y madre de una niña de seis años. La dictadura apostó a que su firmeza se resquebrajaría, que podrían más en ella los instintos normales de cada persona, que no quiere estar encerrada, que no desea sufrir ni ver sufrir a sus seres queridos.

Los oficiales de la Seguridad del Estado que la entrevistaron la amenazaron con que tendría que cumplir una condena de siete años si no colaboraba con ellos.

Sin embargo, en este caso se equivocaron. La primera en denunciar el chantaje a que trataban de someterla fue la propia Yasmín. Desde prisión escribió a sus compañeros de lucha, y les aseguró que si era necesario ella estaba dispuesta a soportar el castigo que le pedían como sanción.