Parte de Prensa – 4 DE ENERO DE 2012 – PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA

René Cobas, quien se encontraba recluido en la prisión de Boniato en las afueras de Santiago de Cuba, falleció el domingo tras una prolongada huelga de hambre, en protesta por la decisión del gobierno cubano de excluirlo de los 2900 reos recién excarcelados por el régimen de Castro.

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC) estuvo al habla con el destacado defensor de los derechos humanos José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba en Santiago, quien informó de la muerte de Cobas el domingo. Ferrer dijo que “varios médicos pidieron a las autoridades carcelarias que Cobas fuera trasladado a un hospital” cuando su estado comenzó a empeorar durante la huelga de hambre.

Elizardo Sánchez, vocero de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, confirmó que Cobas había muerto de un ataque cardíaco pero que siguen investigando las causas de su muerte por las circunstancias en que ocurrió. En particular, Sánchez estaba interesado en la versión de que el gobierno cubano había desatendido la solicitud de facultativos para que Cobas fuera trasladado al hospital.

El fallecimiento de René Cobas tiene lugar a menos de dos años de la muerte de Orlando Zapata Tamayo, preso de conciencia que perdió la vida en una huelga de hambre en demanda de que se le tratara del mismo modo que Fidel Castro fue tratado como preso político en 1953. Dichos fallecimientos reflejan que el gobierno cubano no da protección elemental a sus ciudadanos, presos o no, y la FDHC pide a la comunidad internacional que condene al gobierno cubano por negligencia al no haber actuado cuando podía haber impedido que muriera René Cobas.

Share This